Psicología Cognitivo-Conductual-Social

Home Procesos Psicología Cognitivo-Conductual-Social

Post Thumbnail Image

Psicología Cognitivo-Conductual-Social

Desde la psicología clásica se ha concebido al ser humano como ser en dualidad cuerpo mente.  Cuerpo y mente interaccionan y se influyen recíprocamente.  Muchas veces, nuestras ideas y creencias  más racionales son básicas para el comportamiento y la manera en que nos relacionamos con el mundo.  Desde este enfoque, actuamos y tenemos la vida que tenemos en relación a la interpretación que hacemos de lo que nos ocurre.  Muy frecuentemente, aprendimos a interpretar cuando aún nuestro cerebro no estaba preparado para ello  (normalmente durante la infancia) lo cual hace que lo que concebimos como la realidad completa sea sólo una parte de la realidad y por lo tanto, actuemos a partir de un sesgo.

Este enfoque pone hincapié pues en los síntomas que se ven manifestados en forma de comportamiento, y que a menudo vienen programados por una serie de pensamientos que toman el poder ante el sentir a la hora de interaccionar en el mundo. Ocurre que a las experiencias corporales y emocionales, nuestra mente necesita darle explicación, y esos pensamientos e ideas que creamos, mientras que en el momento de creación nos relaja y ayuda, luego se quedan insertadas como verdades absolutas que imperan en nuestra vida sin permitirnos la libertad que merecemos.

Bajo este enfoque, los trabajos destacables son los relacionados con el Educación Emocional, la Terapia Racional-Emotiva,  y la reprogramación de pensamientos negativos en pensamientos positivos.  Terapias como la PNL (Programación Neurolingüística) o la llamada psicología Positiva, o incluso el coaching, podrían ser ramas de esta corriente tradicional.

Cuando ponemos la atención en la conducta, podemos emplear las técnicas de condicionamiento clásico u operante, además de técnicas de relajación o manejo del estrés y técnicas de modificación de conducta.  Es un enfoque en que, auqnue no se profundiza a tratar tanto la raíz del problema como su superficie a nivel conductual, en algunos casos, como es el caso de las adicciones o situaciones de emergencia, son de utilidad ya que permiten explorar si la conducta se da a causa de las consecuencias o los antecedentes a las mismas.  Esto puede ser un punto de partida y/o complemento a otro tipo de terapias integrativas u holísticas

*Si te resuena, te invito a que pidas cita para una entrevista personal e iniciemos un primer contacto sin que por ello tengas ningún compromiso